“Alegría de vivir”

Alegría de vivir

http://alegriadevivirmag.com/pensamiento/aprender-a-crear-nuestra-felicidad-y-destino-la-experiencia-de-nerea-urcola

Fuente: “Alegría de vivir”

Facebook:

https://www.facebook.com/alegriadevivirmag?ref=hl

nerea-urcola-1C

Nerea estudió Psicología y en el ámbito de la formación de personas y coaching de empresa se ocupa en particular de los temas de comunicación y motivación.

El tiempo no borra de nuestros pensamientos las personas que nos han dado mucho: años después nuestro última cita en 2011 me di cuenta que, entre mis conocidos, quizás nadie mejor que Nerea podría hablar con conocimiento de causa y con pasión sobre el tema de vivir con entusiasmo, con objetivos, pasión y curiosidad, con la alegría como un niño. Desaprendiendo los pensamientos y las creencias que nos ha hecho más fríos, distantes, desilusionados, miedosos, cínicos o pesimistas.

Volví a ver a Nerea en el Parque de Aiete, una joya verde de paz en las alturas de la playa de la Concha de Donostia, donde Nerea vive.

ADV: Nerea, cuando piensas en una persona muy motivada ¿Qué es lo que ves?

Nerea Urcola: Disciplina. La gente tiende a confundir motivación con felicidad: “Estoy motivada si soy feliz”. Y no es así.La felicidad son momentos, la motivación es algo más permanente.

No es fácil. La motivación es una fuerza, una razón para moverte cada mañana, es algo que te hace brillar los ojos, que te obliga a moverte. Y que desgasta. Hay que alimentar esta disciplina diariamente. Hay días que estás cansado. Entonces de vez en cuando hace falta parar y alimentar la pila y recordar qué es lo que te mueve.

nerea-urcola-2c

ADV: Dices que hay que “pararse y recordar lo que nos mueve”. Entonces me pregunto ¿Cuál es la relación entre la toma de conciencia de sí y motivación?

Nerea Urcola: Auto-conciencia y motivación van de la mano, son primas y hermanas. La auto-motivación para mí tiene dos patas: que lo que hagas te guste, sea lo que sea, todos los días empezando de nuevo. Y la actitud con la que tú lo haces.

El problema es que perdemos conciencia de eso. Y la mayor parte de la gente que no está motivada, que está enfadada con la vida, apática y sobre todo triste, no se da cuenta: piensa que los enemigos son los demás. La culpa siempre son los demás. No se da cuenta que quien tiene que cambiar es él. Si tú no te das cuenta que todo empieza en ti, lo demás no puede ocurrir.

ADV: ¿Cuáles son las herramientas principales para motivarse? Incluido ¿cuáles son los ingredientes que, al revés, es oportuno descartar?

Nerea Urcola: Para mí es muy importante la verbalización: pararnos a mirar nuestras palabras. E incluso nuestros pensamientos.
Se dice que nuestros pensamientos se traducen en nuestras frases, nuestras frases en nuestros comportamientos, nuestros comportamientos en nuestros hábitos, nuestros hábitos en nuestra personalidad, y nuestra personalidad en nuestro destino.

No nos damos cuenta de lo que sale por nuestra boca. Utilizamos un montón de expresiones que al final determinan también estados emocionales y por supuesto nuestro comportamiento.
Un ejercicio que hago a la gente es invitarles a que escriban y analicen sus frases, sus verbalizaciones.
“Imposible” es una palabra que nos encanta: da un relajo! Si es imposible, ya no hay nada que hacer. Pues échate a dormir! o “no se puede”.
Con la crisis de ahora, una persona me decía “La resignación es necesaria” y yo decía “la aceptación es necesaria. Y luego la pregunta que queda es “y ahora, dentro de lo que hay ¿qué puedo hacer?”. Así que, por ejemplo, la palabra “imposible” yo la borraría del diccionario, porque es criminal. Nuestras verbalizaciones hablan mucho de nosotros.

nerea-urcola-7c

ADV:  Algunas personas nos sentimos más bien víctimas de eventos externos, mientras que otros tenemos la capacidad de sentir que la responsabilidad de nuestro destino está en nuestras manos. ¿Qué factores refuerzan este sentido de auto-responsabilidad, la capacidad de centrarse en lo que puedo hacer yo,  a nivel de actitud?

Nerea Urcola: Pararme a criticar es muy fácil, es más cómodo. Tomar responsabilidad en cambio es un esfuerzo.
La pregunta que yo me hago siempre, en cada situación, sea cual sea, es ” Y yo ¿qué puedo hacer?”. Cada persona tiene la libertad de decidir si quiere dirigir su vida, o no. Si quiere ser buena o mala. Hace poco le han notificado a una amiga mía un diagnóstico de metástasis de un cáncer. Cuando por fin llegó el sobre con el resultado, su hermana y toda la familia esperando, ella decidió no abrir el sobre. Cosa que en mi cabeza no entraba: no cabía la posibilidad de que alguien pudiera no abrir ese sobre. Ella decidió que era libre para no abrirlo y para esperar una semana y abrirlo con su oncólogo.
En cada situación en que estemos, tenemos siempre más de una posibilidad de respuesta, aunque no la veamos. El tema es que vamos a tanta velocidad que muchas veces no nos damos cuenta que tenemos otra posibilidad de respuesta.
Nos ocurren cosas que verdaderamente no están en nuestras manos; pero cómo reaccionemos nosotros a lo que nos ocurre, sí creo que esto es una responsabilidad nuestra. El problema es que muchas veces no lo vemos y entonces no lo intentamos.

ADV Cuando miras alrededor y ves a gente frustrada, desilusionada, triste, ¿ Qué es lo primero que quisieras decirles?

Nerea Urcola: Últimamente he descubierto algo: que me empeño en querer recuperar gente que igual ellos no quieren ser recuperados. Recientemente varias personas me han dicho textualmente “no quiero tener esperanza”. A mí esto me parece terrible.
Otra persona me ayudó a ver la situación de una manera paradójica y en invitarles a esas personas a que sigan así, a decirles “¡Sigue así! No cambies. Necesitamos personas tristes en la vida”. A veces insistimos tanto en recuperarlas que estas personas reaccionan más en contra; quizás si utilizamos una forma paradójica de decir justo lo contrario, igual es una forma más inteligente de que suban al carro. Reconozco que me empeño en recuperar a personas cuando igual no es mi derecho.

nerea-urcola-5

ADV Te refieres a que, sin intentar cambiar a nadie, la toma de conciencia en sí mismo sobre como estamos puede ser curativa?

Nerea Urcola: Mi coach, John Whitmore, me enseñó algo importante. Me dijo: “Nerea, si hay un coachee (un cliente) que te hace una pregunta, tu ¡jamás le debes contestar!” Al principio no entendía. Hasta entender que nos sentimos obligados a dar respuestas, que queremos enseñar lo inteligentes que somos, lo que sabemos, lo buenos y listos que son nuestros consejos. Whitmore me dijo “Tú no estás allí para demostrar que tú sabes. Estás allí para conseguir que el otro sepa”. Esa humildad a veces reconozco que no la tengo.

ADV:  Motivarse, cultivar el entusiasmo y ser positivos es un proceso mental.¿Cuál es la relación entre motivación y salud física?

Nerea Urcola: Motivación y salud física están absolutamente relacionadas. Las personas somos mente, somos alma, somos cuerpo. Yo creo que tenemos que cuidarlas todas las cosas: nuestro conocimiento, nuestra espiritualidad, nuestra afectividad y nuestro cuerpo desde luego. El tema del deporte lo veo muy relacionado. En general me encanta ir a correr. Pero la mitad de las veces que voy a correr…no me apetece. Muchas veces tengo dolor, y corro con dolor. Siempre me acuerdo de Rafa Nadal que dice que hay que aprender a disfrutar del dolor. Corro porque estoy súper motivada. Porque tengo una razón para moverme. También para esto hace falta una disciplina.

nerea-urcola-4-413x620c

ADV Hablas de “Tener una razón”: ¿Qué relación hay entre la auto-motivación y tener un propósito, un objetivo?

Nerea Urcola: Me ilusiona más la palabra “sueños”. Creo que el día que dejamos de tener sueños empezamos a morir. Yo tenía el sueño de correr un maratón; un amigo mío un día me dijo: “Nerea, el maratón no se corre con los pies, se corre con la cabeza”. En ese momento decidí que iba a correr el maratón. Corres uno y entonces te pones otro sueño, escribir un libro, o esto de montar una revista, o conocer un País, empezar un proyecto…todos estos son sueños. A mí me da pena la gente que no tiene sueños. El día que dejamos de tener sueños estamos muertos.

ADV El entorno y el momento histórico en el cual vivimos ¿Crees que nos empujan a tener sueños o al revés a abandonar nuestros sueños?
Nerea Urcola: Yo he empezado a ser optimista en los últimos meses. La crisis económica ha llegado a tal abismo que creo que ahora empezamos a movernos otra vez. Creo que estábamos acomodados, mirando a nuestro ombligo.

nerea-urcola-6c

ADV:  Tu mención sobre el estar acomodados me recuerda que en el ámbito de la inteligencia emocional, algunos decimos que en lugar de añadir nuevo conocimiento, antes que todo hay que desaprender, deshacerse de nuestro conocimiento que ya no nos sirve o que nos sirve de obstáculo para nuestro desarrollo personal. ¿De qué deberíamos deshacernos para reforzar nuestra capacidad de crear sueños e ir a por ellos comprometiéndonos totalmente?

Nerea Urcola: La comodidad. Somos cómodos. Hace años me publicaron una historia sobre auto-motivación (Nota del editor: “Hoy es siempre todavía”): es la historia de una chica con un nivel de auto-motivación muy muy bajo que conoce a un chico maravilloso, Lucas, que la ayuda a tomar conciencia. Yo aprendí más después de escribir el libro que escribiéndolo: recibí una cantidad de emails, especialmente de mujeres, que me decían “Nerea, yo quiero un Lucas en mi vida. ¿Conoces a un hombre así? ¿Me lo presentas?” Yo pensé “¡Qué mal he escrito el libro!” El libro no va de “pon un Lucas en tu vida”; el libro va de “¿Eres tú en la vida el Lucas de alguien?”.
Nos pasamos la vida esperando que llegue alguien inteligente que nos haga reír y yo digo “¿Y nosotros? ¿Hacemos reír?”. Puedo pasarme la vida esperando a que alguien venga hacerme reír – no está en mis manos -, o puedo optar por ser yo quien haga reír. Claro lo primero es lo más cómodo. Tienes que sacudir la pereza: esperando, poco llega.

nerea-urcola-3c

ADV Si piensas en un legado que quisieras dejar con tu trabajo ¿Qué es lo que más ilusión te haría aportar a a las personas?

Nerea Urcola: Casi cada semana hay alguien que me dice que mi trabajo vale de poco porque las organizaciones, incluso las personas, no cambian. Lo primero que tengo que hacer es no creerme  esto que me dicen.
El cambio cuesta mucho, a mí la primera. Yo no puedo cambiar al mundo; pero basta con que algo haya mejorado en las organizaciones en las que he estado, o en una, y  estaré recompensada. Entonces cada día hago las sesiones con la misma ilusión que el día anterior. Y me llevo sorpresas, porque personas que no te esperas un día te mandan un mail y te dicen “¡lo hice y funcionó!” o vuelven al cabo de cinco años y dicen “Mejoré”, y esto es lo que espero: que algo haya mejorado.
Yo creo en la influencia individual. Creo que el mundo no se cambia por sí sólo. Creo que lo cambiamos las personas. Entonces espero que mi aporte en el mundo sea que mi entorno sea mejor cuando yo me haya ido.
Desde el plano de vista personal, si tienes un hijo que es la pasión de tu vida, esperas que esta persona sea feliz y con unos valores personales que intentamos inculcar.

ADV ¿Cuáles crees que son nuestras palancas de cambio más eficaces para querer cambiar y mejorarse?

Nerea Urcola: Para mí es fundamental la responsabilidad. Creo que todos tenemos una responsabilidad.
El otro es la generosidad y el servicio. No podría entender mi trabajo sin el servicio. Hay días que son duros, que no estoy bien y que tengo problemas personales y tienes que sacrificarte y afrontar un grupo; y cuando entras por la puerta piensas “yo me debo a esa gente que está allí”. Es una cuestión de servicio. Claro que todos tenemos derecho a mostrar que estamos mal, tristes, enfadados o cansados.
Para mi la diferencia entre las personas es cuando tu capacidad de servicio va por encima de tus derechos. Derecho tenemos todos, pero yo miro tu brillo en tus ojos, entonces creo que te debes a la gente con la que estás. Así que diría: responsabilidad, generosidad y servicio.


«