QUEDA PROHIBIDO PROTESTAR, SÓLO SE PERMITE PROPONER

“Queda prohibido protestar sin proponer”- esta fue una de las rotundas afirmaciones que algunos afortunados pudimos escuchar a José María Larrañaga el pasado día 10 de enero en ORKLI S.COOP – Ordizia.
Enmarcado dentro de un proyecto que ORKLI tiene en marcha desde hace unos años para hacer vivos, conscientes y presentes los valores en toda la organización empezando por las nuevas incorporaciones, se organizó una jornada en torno al “COMPROMISO” como valor principal de la compañía, en la que también estuvo presente su presidente Iker Estensoro.
José María Larrañaga, natural de Eskoriaza, cooperativista desde 1966 y profesor de MU, todavía lleva con orgullo, y pasión el testigo de José Mari Arizmendarrieta, fundador de la Corporación.

Con brillo en los ojos nos invitó entre otras cosas a tener sueños, proyectos y sobre todo objetivos compartidos.
Las personas somos las únicas responsables de cambiar el mundo, los sistemas y las organizaciones y para ello tenemos que creer que cada uno de nosotros tenemos SUPERPODERES diferentes para conseguirlo, lo cual supone un cambio radical de creencias y de actitud.
Tendemos a ser una sociedad protestona y criticona pero que no se mueve, y en consecuencia las cosas no sólo no mejoran, sino que empeoran a la vez que se contribuye a enturbiar el ambiente. La clave para el cambio está por tanto en proponer acciones concretas y en sentirnos PROPIETARIOS Y PROTAGONISTAS de todo lo que hacemos, empezando por nuestro trabajo. Para ello tenemos que empezar por salir de las inercias que tenemos tan automatizadas y sentirnos capaces, capaces de proponer y de mejorar nuestro entorno. El éxito interno precede al éxito externo. Para creer que el mundo puede cambiar tenemos que empezar por creer en nosotros y en nuestro propio cambio.
Hoy en día en nuestras organizaciones existe mucho conocimiento. La gente SABE muchas cosas, cada vez más. De estas personas, hay muchas que no sólo saben la teoría, además de SABER, SABEN HACER, es decir, tienen conocimiento práctico y sólo hay una forma de saber hacer, que es haciendo. El problema viene cuando personas que saben hacer no lo hacen, y es ahí donde entra la actitud, porque además de SABER HACER, hay que QUERER HACER y eso no siempre sucede. Las organizaciones necesitan además personas que SABEN SER, y SABEN COMPARTIR.
De esto saben mucho cooperativas como ORKLI, porque la participación es una de las grandes vías para conseguir que los equipos alcancen este nivel superior.
Venimos de culturas de dirección paternalistas y maternalistas que han generado gran inmadurez en los equipos, y la participación requiere de todo lo contrario. Para practicar la participación de una manera real hace falta mucha madurez y sentirse PROTAGONISTA y RESPONSABLE de tu trabajo y de tu organización. Esto requiere de COMPROMISO.
Probablemente muchos de nosotros sabremos definir el compromiso de una manera teórica, probablemente muchos de nosotros sepamos qué hacer para mostrar compromiso pero es posible también que no todos actuemos de manera comprometida y coherente… sólo si es así te pedimos que dejes de protestar y que pases a proponer, porque cuando dejamos de soñar y de actuar para hacer realidad nuestros sueños empezamos a morir.
Gracias a José Mari y gracias a ORKLI por ser referentes en COMPROMISO y PROTAGONISTAS del CAMBIO. Gracias por recordarnos que nosotros también escribimos la historia, empezando por nuestra historia laboral.
Nerea Urcola


«

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *