SACRIFICIO Y COMPROMISO

El libro de Clayton Cristensen (número 1 de los 50 top thinkers americanos) titulado How you will measure your life? (¿Cómo vas a medir tu vida?), (Ver Vídeo) encierra en el mismo título la idea de hacer un balance del recorrido vital de cada cual en algún momento del tránsito.La cuestión de fondo es cómo autoevaluarnos, con qué parámetros medir si nuestra “performance” (desempeño) en los múltiples papeles que nos haya tocado interpretar en el teatro de la vida, ha sido exitoso, es decir “hizo lo que pudo”, o por el contrario, la sensación es de tener recorrido para la mejora. La primera cuestión que se plantea se refiere a la diversidad del propio concepto de “éxito” que es distinto para cada uno; no todos comparten los mismos anhelos ni valores. Por tanto la evaluación ha valerse de los parámetros de cada cual y sacar las conclusiones oportunas en función de los mismos.

Cristensen reflexiona sobre la importancia del sacrificio y del compromiso como medios para el logro de la felicidad en las personas. Defiende la idea de que, pese a que pueda parecer contradictoria, el sacrificio de una persona en favor de otra(s) querida(s), cimenta la relación y contribuye de manera determinante a la felicidad. No se trata tanto de cuánto o qué pueden darme los demás, sino más bien de cuánto o qué estoy dispuesto a ofrecer a los demás. Esta relación es también válida más allá del plano familiar, y es aplicable a las relaciones profesionales.

Hay numerosos ejemplos de sacrificio en favor de alguien. La mayoría de padres por sus hijos; muchísimos hijos por los padres; voluntarios que trabajan por el bienestar de los países más desfavorecidos y las personas más pobres,…los hay que hacen del sacrificio entendido como servicio a los demás su forma de vida…

Resulta del todo punto natural el pretender que la gente querida sea feliz. Más difícil resulta sin embargo el entender el papel de cada uno en esa situación. Pensar en tu relación desde la perspectiva de “trabajo que he de realizar” es la mejor forma de entender qué es importante para las personas significativas para tí. Ayuda a desarrollar la empatía y ponerse en el “lugar del otro”. Cristensen se plantear la pregunta de ¿qué es lo que mi espos@, pareja,… más necesita que yo haga? Ese te tipo de aproximación es más efectiva que el cuestionarse sobre qué lo correcto en la situación específica de crisis que se esté tratando.

A la vista de estas notas seguramente la cuestión sobre ¿me he puesto en el lugar de mis seres queridos con suficiente frecuencia, o las veces necesarias? será seguramente una de las preguntas que muchos de nosotros habremos de plantearnos a la hora de hacer balance vital.

¿Qué otras plantearías tu, a la luz de tus vivencias?


«